NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

Please, Accept to improve your experience of this site. Learn more

I Accept

La necesaria transformación digital en la empresa (Byte TI)

El debate lo abrió Miguel Ángel García, Director General de Blue TC quien aseguró que “en el germen de la transformación digital debería haber consultoría estratégica para definir cuáles van a ser los usos que le damos a la tecnología y que pueda cambiar la empresa. Además, muchas veces el marco normativo afecta negativamente a la innovación”. 

 

Por su parte, Diego Martínez, Senior Manager Business Value de Vass consideró que “uno de los puntos clave es el cambio cultural y ver que las empresas puedan afrontar los retos digitales que se nos ponen encima de la mesa. El problema es que las empresas muchas veces no piensan en los objetivos a largo plazo. Hay que aprovechar elementos concretos y no meterse en grandes proyectos sino empezar con pequeños casos de uso y una vez que se tiene la información hay que trabajar mucho para estar preparados para los cambios. En opinión de Miguel Ángel Fiz, Director de Categoría de Sistemas Personales de HP, “los modelos de negocio son un factor clave porque estamos en un mundo en el que las empresas tienen que aprovechar la transformación digital para sacar beneficio y entrar en competencia con otras empresas que surgen de la nada y que ven cuándo es el momento oportuno para lanzarse al negocio. Esto produce que se quieren imitar modelos de negocio de forma errónea, por lo que hay que pensar qué es lo que se quiere y sabiendo dónde se quiere llegar de forma concreta”.

 

Mikel Rodríguez, Director de Transformación Digital de Semantic Systems incidió en que “la transformación digital va de negocio pero cuando vas a las empresas todo el mundo quiere saber de IoT, de machine learning, Big Data, etc. cuando lo que hay que ver es de qué trata el negocio. En definitiva, la transformación digital significa: dato, negocio y tecnología”. “Una de las cosas que les falta a algunas empresas es una visión decidida sobre la visión de cliente. Si tienes esto claro, el resto va a venir solo. La estrategia, además, tiene que venir definida por la innovación pero el cliente siempre tiene que estar en el centro de la estrategia. En cuanto a la planificación, si no hay estrategia no hay planificación y uno de los errores viene por ser demasiado ambicioso”, afirma Albert Ginestà, COO de Econocloud | Econocom.

Por otra parte, Galo Montes, Director de Tecnología de HPE, consideró que “todas las empresas entienden que hay que digitalizar: esto es una oportunidad de negocio para unos o un lastre para otros. El CEO tiene que tener clara la visión porque si no nos transformamos, van a venir otras empresas que nos van a comer nuestro negocio. O se transforma o tendremos dificultades para sobrevivir. El error es que no se hace un análisis definido ni una visión global. Tiene que haber una estrategia detrás. Otro error es pretender llevar a cabo la transformación digital de forma solitaria. Nosotros vemos que es necesario tener una visión exterior para hacer una estrategia que llegue a funcionar. Lo que no percibo muchas veces es la necesidad de ir rápido. Hay que ir rápido porque el mundo no para. Digitalizar significa ser ágil, automatizar procesos y con menos hacer más”. Para Eduardo López, Director de Desarrollo de Negocio de SIA, “la transformación digital no es un proyecto sino un proceso. Además es un proceso en el que estamos inmersos desde hace años, un proceso que afecta a todos, usuarios y empresas. En mi opinión, hay que tratar de aprovechar las facilidades que tenemos todos para optimizar y poner en marcha nuevos modelos de negocio de forma sencilla”. Finalmente, desde Wolters Kluwer, Laura de la Torre afirmó que “El ADN de la digitalización es la rapidez. Desde nuestro punto de vista, las empresas deben apostar por un modelo de transformación ágil basado en avanzar a base de prueba y error”.

 

La evaluación

Hacer una evaluación correcta de las necesidades es un elemento fundamental para poder llevar a cabo la transformación digital en cualquier empresa. Para Eduardo López, “hay que asimilar lo que es el modelo de negocio e identificar cuál es el caso de uso que queremos resolver. Lo que no saben las empresas es que ya están inmersas en la transformación digital porque, por ejemplo, todas han incorporado Internet o la movilidad”. Para Galo Montes de HP, “todavía no es tarde para afrontar la transformación digital pero hay que saber que si no se acomete te van a comer otras empresas. La transformación digital para acometerla y hay que hacerla de forma disruptiva. Es decir, se trata de hacer las cosas de otra forma, tener una visión global e ir aterrizándola sobre la realidad de la empresas para luego tener un plan de transformación digital. Un mal plan siempre es mejor que no tener plan”. Por su parte el portavoz de Econocom, cree que “una correcta evaluación permitirá que las empresas se dejen ayudar por empresas del sector que entiendan su negocio. Es obligatorio realizarlo así entre los profesionales y el equipo interno. Los profesionales además, tenemos que tener claro que cada empresa tiene su idiosincrasia. Por ejemplo, muchos CIOs nos dicen que van a migrar a cloud pero no saben cuándo. Esto hace que los profesionales tengamos que ser muy sensibles a lo que quiere y necesita cada cliente”. Por su parte, el portavoz de Semantic Systems cree que “con el uso de la nube, el acceso a la tecnología se ha democratizado bastante. Hay que hacer una consultoría de negocio y ver qué necesita el cliente. El elemento clave es que las consultoras podamos hacer que las empresas puedan adaptarse al proceso de transformación digital”. Y es que, tal y como afirma Miguel Ángel Fiz, “estamos ante un cambio muy abierto y no hay que pensar un final. Para la transformación digital es clave elegir los socios porque no hay nada establecido. Saber elegir los socios es clave para realizar el viaje de la transformación digital. Hay que aceptar cualquier propuesta de valor y seleccionar los partners que están más alineados con lo que se quiere conseguir. Se trata de tener flexibilidad y pensar que es un camino que no tiene final”. Para la portavoz de Wolters Kluwer, “La estrategia debe ir orientada a lograr poner al cliente en el centro de la organización. El objetivo de cualquier empresa es atraer a sus clientes a través de sus productos y/o servicios, conseguir fidelizarlos y así monetizar el negocio. Es sumamente complicado de obtener este resultado si no se tiene información de lo que estos clientes quieren. Lo que marca la diferencia de la transformación digital es que hasta ahora no se tenían los medios para poner al cliente en el centro. Saber cuáles son sus gustos e intereses, entender de qué forma prefiere comunicarse con nosotros o identificar cuáles son sus prioridades es información vital para las empresas”. Por otro lado, Diego Martínez cree que “la transformación digital no es más que parte de algo que se está haciendo desde siempre y por eso hay que cogerla sí o sí. Se nos exige realizar esos cambios obligatoriamente, ya sea porque me tengo que adaptar o porque mis competidores me lo están exigiendo. La clave es poner al cliente en el centro”. Finalmente, el director general de Blue TC cree que “podemos abordar la transformación digital de muchas formas. Para algunas cosas, la empresa habrá llegado tarde pero para otras no”.

 

Coste

Uno de los factores que influye en que, a veces, las empresas no apuesten por la transformación digital es el coste que les puede suponer. Ese miedo puede hacer que le decisión por parte de las organizaciones se ralentice. Para Diego Martínez, “la transformación digital conlleva costes y ROIs diferentes. Hay ROIs que son complicados de justificar a largo plazo. Hay otras formas de abordar una transformación digital”. Para Miguel Ángel Fiz de HP, “el coste es un tema muy subjetivo. En el mundo de las TIC hay que invertir en lo que necesites con lo que la clave es ver cuáles son las necesidades actuales y futuras, por lo que pensar a muy largo plazo es muy complicado. Hay que invertir en lo que se necesita con los jugadores adecuados en el momento actual”. Por su parte, Mikel Rodríguez consideró que “si aplicamos la transformación digital a procesos operativos es muy fácil ver el coste pero si queremos ser más ambiciosos, hay que elegir los partners adecuados. Los procesos más innovadores significan una apuesta algo mayor”.

“El coste es un freno dependiendo de la estrategia de la empresa. Es muy difícil demostrar un ROI claro y tangible y hay que irse a conceptos como la eficiencia y la agilidad que nos permitan ser más rápidos en la toma de decisiones”, afirmó Albert Ginestà de Econocom.

Solo un 19% de las empresas consideran que el ROI en la digitalización lo han obtenido. Al resto se les ha disparado. Esto fue lo que aseguró Galo Montes, Director de Tecnología de HPE para quien la clave es”pensar diferente la forma de abordar los proyectos y la forma de consumirlos. Por ejemplo, se han hecho proyectos de Big Data que luego no funcionaban y nos hemos tenido que adaptar empresas y proveedores. A la hora de establecer el ROI hay que cambiar la visión que tienen las empresas de sus métricas para obtener el ROI”. Y es que, como aseguró Eduardo López de SIA, “el cálculo del ROI todos lo sabemos hacer, pero que ese modelo se corresponda con la realidad es otra cuestión. Muchas veces se nos olvida meter ciertas barreras que tiene que ver con la cultura, la experiencia de usuario, etc. Tenemos que pensar que la tecnología es un combustible dentro de una carrera que no se puede detener en la empresa. Si te quedas sin combustible te quedas sin capacidad de reacción”.

 

Papel del CIO

Otro de los apartados que se trataron durante el encuentro fue el del papel que debe jugar el CIO de una empresa. En este sentido, el portavoz de SIA cree que en la transformación digital “el CIO tiene un papel fundamental. Lo que ocurre es que hace falta tener una visión compartida dentro de la dirección, lo que conlleva que el CIO no actue solo como experto tecnológico sino como ejecutivo de negocio”. Por su parte, Galo Montes de HPE cree que “el CIO tiene que ser el puente entre la optimización de procesos de la empresa y los procesos de la transformación digital. Uno de los errores es nombrar al CIO responsable de transformación digital, porque no tiene una visión general del negocio. Para ello tiene que haber una persona que tenga una visión de la compañía y se apoye en el CIO igual que en el financiero”. Para el portavoz de Econocom, “el CIO debería estar en el comité ejecutivo de la compañía ya que tiene que ser uno de los impulsores de la transformación digital de una empresa. Es verdad que el CIO ha ido evolucionando en su labor. La idea debe ser la de que combine tecnología y negocio y que el resto del comité ejecutivo se crea lo que les esta proponiendo el CIO”.

En la misma línea se situó el portavoz de Semantic Systems para quien “el CIO es el catalizador. Tiene que tener liderazgo pero también tiene que tenerlo en negocio. El CIO tiene que estar en los consejos de dirección. A nosotros nos toca culturizar a las compañías para que el papel del CIO sea otro porque igual la empresa tiene que hacer un cambio organizativo antes de emprender un plan de transformación digital”. También Miguel Ángel Fiz afirmó que el papel “es clave que esté en el comité de dirección y que además tenga un rol experto y tenga un papel de evangelizador. Es un rol muy complejo pero es clave”.

La situación del CIO de una empresa ha cambiado. Al menos es lo que piensa Diego Martínez de Vass para quien “la labor del CIO hace unos años estaba en riesgo. Ahora ha pasado a ser un business partner porque es el que mejor conoce como se puede aprovechar la tecnología para adaptarla a los procesos de negocio. El CIO está mucho más pegado a cómo sacar mucho más valor a la tecnología”. Finalmente Laura de la Torre de Wolters Kluwer, cree que “la tecnología es claramente la pieza clave para culminar con éxito una transformación digital. Una de las principales variables que entran en juego en la era digital es la movilidad, que está revolucionando totalmente la sociedad. A día de hoy nuestro cliente quiere acceder a prácticamente todo y de manera inmediata desde su dispositivo móvil. Para ello es necesario adaptar nuestro negocio y trasladar los datos y aplicaciones al cloud para permitir una toma de decisiones más ágil y competitiva”